Anuncio2

Globo








Globos de aire caliente
A partir del primer vuelo tripulado en globo en 1783 los globos de aire caliente se han utilizado sobre todo por placer, aunque se emplearon en diversas operaciones militares durante la I Guerra Mundial. Los globos de colores se ven en los cielos de verano, cuando la visibilidad es alta y el vuelo tranquilo, y que es cuando suelen celebrarse las carreras de globos. Estos globos volaron en la Fiesta Internacional del Globo 1986 en Albuquerque.

Globo, aparato más ligero que el aire consistente en una gran bolsa esférica y flexible hecha de seda o caucho (hule) impermeabilizados u otro material no poroso adecuado en cuyo interior hay aire caliente o algún gas más ligero que el aire. Los globos tripulados admiten a una o varias personas que viajan en una barquilla suspendida. Los globos no tripulados llevan instrumentos para medir y registrar diversos fenómenos físicos. Los primeros globos se rellenaban de aire caliente y solían tener un quemador para ir reponiendo el calor. Los globos modernos utilizan hidrógeno o helio o, en el caso de los globos deportivos de aire caliente, aire calentado con un pequeño quemador de gas. El helio tiene la gran ventaja de no ser inflamable, pero es dos veces más pesado que el hidrógeno y tiene un 7% menos de fuerza ascensional. Un globo de hidrógeno de 30 m3 puede levantar unos 34 kg. Véase Atmósfera.

HISTORIA
Cómo se hincha un globo
El aire de un globo se calienta con un quemador de gas propano que lanza potentes chorros de llamas hacia el interior de la cubierta de nailon. Una vez que el globo está en vuelo, su altura se mantiene abriendo y cerrando la válvula que controla el flujo de gas al quemador.

En 1783, los hermanos franceses Joseph y Étienne de Montgolfier, acaudalados fabricantes de papel de Annonay, hicieron volar un globo lleno de aire caliente. Aquel mismo año, el físico, químico y aeronauta francés Jacques Alexandre César Charles lanzó un globo lleno de hidrógeno que voló dos horas y recorrió 43 km. Ese año marcó también el primer viaje en globo de un ser humano, cuando el físico francés Jean-François Pilâtre de Rozier realizó algunos vuelos cerca de París, primero en un globo cautivo y después en otro libre. Un año más tarde, un diplomático francés hizo el primer vuelo en globo en Gran Bretaña. En 1785, el aeronauta francés Jean Pierre Blanchard y el médico y científico estadounidense John Jeffries cruzaron juntos en globo por primera vez el canal de la Mancha. El primer vuelo en globo libre realizado en Estados Unidos fue en Filadelfia el 9 de enero de 1793. En 1836, el The Great Balloon of Nassau, con una capacidad de 2.410 m3, navegó 800 km desde Londres hasta Weilburg (Alemania) en 18 horas. Durante la Guerra Franco-prusiana de 1870, los ejércitos de ambas naciones recurrieron a los globos para las observaciones militares, y el ministro francés Léon Gambetta protagonizó una dramática huida en globo del París asediado. Una marca de distancia que se mantuvo durante mucho tiempo para los vuelos de globos tripulados fue la establecida en 1914 por el globo Berliner, que voló desde Bitterfield, en Alemania, hasta Perm, en Rusia, recorriendo 3.052 km. Los globos fueron también muy utilizados por los ejércitos que participaron en la I Guerra Mundial, sobre todo para observaciones militares.
El globo deportivo se ha hecho popular en todo el mundo con los globos de aire caliente que mantienen la altura con quemadores de butano o propano. Estos globos resultan también perfectos para vuelos sobre reservas de animales salvajes.
Varios aeronautas han conseguido ascender en sus globos a gran altura. En 1931 el físico suizo Auguste Piccard llegó hasta la estratosfera en un cabina metálica esférica y hermética suspendida de un globo lleno de hidrógeno construido exprofeso cuya capacidad era de 14.000 m3. Alcanzó una altitud de 15.797 m y al año siguiente subió hasta 16.507 m. En 1935, dos capitanes del Ejército de Estados Unidos, Orvil Anderson y Albert Williams Stevens, alcanzaron los 22.080 m de altitud.
En agosto de 1957, el mayor David Simons, cirujano de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, ascendió hasta los 31.110 m, permaneció 32 horas en el aire y recorrió 652 km desde el punto de despegue; el vuelo pretendía conocer las reacciones del ser humano a gran altura. El 27 de agosto de 1960, el capitán Joseph Kittinger se arrojó en paracaídas desde un globo de polietileno a 31.354 m y estableció una nueva marca de altura de vuelo en globo y de descenso en paracaídas. El 4 de mayo de 1961 Malcolm Ross y Victor Prather establecieron una marca de 34.679 m en un globo que despegó de un portaaviones de la Marina estadounidense.
El primer vuelo transatlántico en globo terminó el 17 de agosto de 1978 tras establecer una marca de distancia de 5.000 km y una marca de duración de 137 horas y 6 minutos. El Double Eagle II, lleno de helio y tripulado por los empresarios Ben Abruzzo, Max L. Anderson y Larry Newman, despegó de Presque Isle, en Maine (Estados Unidos), el 11 de agosto y aterrizó en Miserey (Francia). El primer vuelo en globo de aire caliente que logró cruzar el Atlántico fue el Virgin Atlantic Flyer, en 1987 y tripulado por Richard Branson y Per Lundstrand. La marca de resistencia fue superada por dos estadounidenses, Troy Bradley y Richard, hijo de Ben Abruzzo, que despegaron de Bangor, en Maine, el 15 de septiembre de 1992. En la primera carrera transatlántica del mundo, se desviaron del curso y aterrizaron cerca de Fez (Marruecos) 146 horas más tarde.
Kittinger cruzó el Atlántico por primera vez en solitario en su Rosie O'Grady, lleno de helio, en el que recorrió 5.690 km desde Caribou, en Maine, hasta cerca de Savona, en la Riviera italiana, entre el 14 y el 18 de septiembre de 1984.
El suizo Bertrand Piccard, nieto de Auguste Piccard, y el británico Brian Jones completaron la primera vuelta al mundo en globo sin escalas en marzo de 1999. El globo de aire caliente, el Breitling Orbiter III, despegó de Château d’Oex, en los Alpes suizos, y tomó tierra 20 días después en Egipto, tras recorrer 46.759 km.

GLOBOS CIENTÍFICOS MODERNOS
Globo científico
Unos científicos se preparan para lanzar un globo meteorológico en la Antártida y recoger información sobre velocidad y dirección del viento en las alturas. Mientras asciende, el gas que encierra se expande hasta alcanzar el tamaño del globo. En un momento dado, el globo explota y los instrumentos meteorológicos caen a la tierra en paracaídas.

En las investigaciones meteorológicas se suelen emplear tres tipos de globos: el globo de caucho o neopreno, el globo de plástico de presión cero y el globo sobrepresurizado.
El globo de caucho se usa para sondeos verticales, bien llevando una radiosonda que trasmite información meteorológica o como globo piloto, de pequeñas dimensiones, que se suelta para conocer la velocidad y la dirección del viento. El globo, inflado con un gas con fuerza ascensional (hidrógeno, helio, amoníaco o metano) se estira a medida que se enrarece el aire. Cuando el diámetro del globo ha aumentado entre tres y seis veces (es decir, cuando su volumen es entre 30 y 200 veces superior al original), la bolsa se rompe y el globo se destruye.
El globo de plástico (en general polietileno) de presión cero se usa para llevar instrumentos científicos a una densidad predeterminada. El globo de plástico se llena parcialmente de gas mientras está en tierra. A medida que va ascendiendo, el gas se expande y llena la bolsa. Este tipo de globo cuenta con una válvula que deja salir de modo automático el gas sobrante cuando el globo ha alcanzado la altura de equilibrio, de forma que se mantenga en ese punto. Cuando el sol se pone, el gas se enfría, el volumen se reduce y el globo desciende a tierra, a menos que se suelte lastre.
El globo sobrepresurizado es un globo cuyo tamaño no aumenta y está cerrado para evitar la salida del gas. Cuando el globo alcanza el nivel de densidad constante, el gas está presurizado. Los cambios de temperatura que provoca el calor del sol provocan a su vez cambios en la presión interna del gas, pero el volumen del globo permanece constante. Mientras el globo esté sometido a la presión, continuará flotando a su nivel predeterminado de densidad constante.
La máxima altura de un globo de investigación no tripulado se alcanzó en Chico, California (Estados Unidos), en octubre de 1972, y fue de 51.850 m.
Cada día, en todo el mundo, los globos con radiosonda hacen más de 1.000 sondeos de los vientos, la temperatura, la presión y la humedad de las capas altas de la atmósfera. Estos vuelos salen casi exclusivamente de tierra firme. En consecuencia, las mediciones de la atmósfera se hacen desde menos del 20% de la superficie del planeta. Para cubrir las zonas de mar se han lanzado a título experimental en el hemisferio sur los denominados globos Ghost (técnica de sondeo horizontal global). Véase Meteorología: Observaciones en la atmósfera superior; Dirigible.

jueves, 16 de septiembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíe su comentario.

Anuncio3

Entradas populares

Seguidores