Anuncio2

El invento de la Guerra submarina






Submarino nuclear
Los submarinos nucleares consumen pequeñas cantidades de energía y apenas hacen ruido. Dado que transportan con ellos su fuente de energía, pueden viajar al menos unos 640.000 kilómetros sin repostar. El reactor nuclear proporciona energía en forma de calor, que después se convierte en electricidad gracias a los generadores de la sección de motores. Una hélice propulsa al submarino a través de las aguas y unos timones horizontales o de inmersión guían al submarino en sus maniobras. El periscopio y las demás cámaras montadas en la torreta proporcionan a la tripulación información sobre la superficie, mientras que el submarino permanece a salvo sumergido. Un submarino moderno es capaz de transportar varios misiles, torpedos o cabezas nucleares que pueden ser disparados bajo el agua hacia objetivos a distancia de varios miles de kilómetros.


Guerra submarina, operaciones militares bajo la superficie del mar. La aparición de armas nucleares lanzadas desde submarinos y de los submarinos nucleares a finales de la década de 1960, cambió el carácter de la guerra submarina. Hasta entonces, los submarinos utilizaban motores diesel y se construían con el propósito de atacar el transporte comercial y naval. La primera nave submarina efectiva fue utilizada en la Guerra Civil estadounidense, cuando un buque a vapor semisumergible confederado lanzó un torpedo contra un navío blindado de la Unión. El desarrollo de la propulsión y de los torpedos durante los siguientes cincuenta años permitió que al estallar la I Guerra Mundial todas las principales potencias navales contaran con navíos sumergibles con tripulaciones de hasta 35 hombres, con una velocidad de 16 nudos en superficie y 10 sumergidos, y 4 tubos de torpedos que podían recargarse bajo el agua. A partir de 1917, la Marina Imperial Alemana mantuvo sus ataques sin restricción alguna contra los buques mercantes aliados, para conseguir el bloqueo de Gran Bretaña. Los alemanes repitieron esta táctica en la II Guerra Mundial, pero esta vez los submarinos alemanes (U-boats) se agruparon para atacar los convoyes aliados de buques mercantes. Aunque los ataques de U-boats significaron una enorme presión sobre los buques británicos, el combinado de tácticas de acción antisubmarina y la penetración en el sistema de señales, dio la victoria a Gran Bretaña en la batalla del Atlántico. La marina estadounidense utilizó una táctica similar de bloqueo submarino en el Pacífico contra Japón, con el resultado de que en 1945 Japón había agotado todas sus reservas, al no haber buque japonés que pudiera superar el bloqueo.
Los Estados Unidos introdujeron la primera nave nuclear en 1955. Contaba con una planta regeneradora del ambiente y sistemas de comunicación y navegación capaces de alcanzar elevadas prestaciones. Los submarinos nucleares pueden permanecer sumergidos durante periodos indefinidos y, una vez dotados de misiles balísticos intercontinentales (Intercontinental Ballistic Missiles -ICBMs) de lanzamiento submarino, se convirtieron en el buque de guerra por excelencia del final del siglo XX (véase Misiles teledirigidos).
El ataque a submarinos nucleares es el objetivo prioritario para un nuevo tipo de navíos más pequeños llamados 'submarinos de caza y muerte'. Estos submarinos utilizan el sonar, un aparato que percibe el ruido de los motores del submarino para localizar su presa. La amenaza de tales embarcaciones y su dependencia del sonar hicieron que los diseñadores crearan motores menos estridentes así como buques más rápidos. Cuando un navío de caza y muerte localiza un objetivo dispara un torpedo guía, que sigue al submarino hasta que se produce el impacto y la explosión. Algunos torpedos guía utilizan el sonar y otros la guía electrónica, de modo similar al de los misiles terrestres anticarro. Estos torpedos pueden emplearse también contra objetivos de superficie como buques mercantes o de guerra. Los torpedos modernos son muy veloces y pueden ser programados para explotar al chocar contra el casco del buque o bajo el buque destruyendo su quilla.
Un ejemplo notable de guerra submarina en el siglo XX fue el hundimiento del crucero argentino General Belgrano por el HMS Conqueror en 1982 durante la Guerra de las Malvinas. En ella, el submarino argentino Santa Fe fue atrapado en la superficie, cerca de South Georgia y desmantelado con misiles y fuego de ametralladoras.
La guerra antisubmarina se realiza mediante submarinos, buques de superficie y aviones. Los submarinos se pueden detectar suspendiendo un sonar de un helicóptero en vuelo rasante, imposible de detectar por un submarino en inmersión. Los torpedos guía pueden lanzarse desde buques o desde aviones; también se puede combinar un misil con un torpedo, para dispararlo contra un submarino a muchas millas de distancia. Aunque la amenaza de la colosal flota de submarinos de la antigua Unión Soviética ha desaparecido, las pequeñas naciones marítimas que sólo cuentan con un pequeño número de buques pueden ser una amenaza para las rutas marítimas.


martes, 8 de febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíe su comentario.

Anuncio3

Entradas populares

Seguidores