Anuncio2

1943. el avión de transporte más avanzado antes de la Segunda Guerra Mundial. El Lockheed Costellation







1943. el avión de transporte más avanzado antes de la Segunda Guerra Mundial. El Lockheed Costellation

El 9 de enero de 1943, se realizó el primer vuelo del Lockheed Costellation que podría ser considerado como el avión de pasajeros más moderno que se haya fabricado antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Fue concebido para superar en sus funciones al Boeing 307. de este tipo de avión se fabricaron 856 unidades , y su producción cesó en 1959. en su primer vuelo fue piloteado por Eddie Allen y Milo Burchan, que eran los jefes de pilotos de prueba de las empresas Boeing y Lockeed.
El Lockheed Constellation, fue también el aparato comercial de mayores dimensiones, el más potente y también el más caro; afectuosamente llamado "Connie" fue un avión de cuatro motores construido por Lockheed en su planta de Burbank, California (Estados Unidos) entre 1943 y 1958. Se produjeron un total de 856 naves en cuatro modelos, todos distinguidos por su elegante fuselaje en forma de delfín y su empenaje de triple cola. Fue usado tanto en aerolíneas civiles como en el transporte militar y también fue el tansporte presidencial del presidente Eisenhower. Está considerado como uno de los aviones más hermosos jamás producidos.
En su época , el Lockheed Constellation no acabó figurando en la triste lista de aviones gigantes infructuosos debido a que, en un principio, su capacidad estaba por debajo de lo que deseaban las compañías aéreas. La "Connie", como fue cariñosamente conocido, existió gracias al desarrollo de motores de elevada potencia, que fue utilizada para conseguir considerables velocidades y la carga de suficiente combustible como para asegurar grandes autonomías, volando a alta cota en una cómoda cabina presurizada. Un a vez asentado firmemente el modelo básico, Lockheed se empeñó en un ambicioso programa de puesta al día que desembocó en la "Super Connie", capaz de albergar más de 100 pasajeros.

Pero en 1938 las cosas eran bien distintas. El 23 de junio de ese año, el Acta McCarran había dado un vuelco a la aviación comercial y había racionalizado la industria aeronáutica de forma que, básicamente, sólo dio opción de supervivencia a tres empresas: Boeing , Douglas y Lockheed . Las dos primeras estaban enfrascadas en la construcción del gran cuatrimotor Douglas DC-4 y del presurizado Boeing Modelo 307 Stratoliner , pero Lockheed tenía que atender prioritariamente la producción de sus tipos militares Lockheed Hudson y Lockheed P-38 , mientras que el prometedor Excalibur no conseguia pasar de la fase de maqueta a escala real. Ello resultaba ciertamente triste, ya que no hacía mucho que Lockheed había librado una seria batalla industrial hacia la consecución de un avión potente y rápido, dotado con una de las primeras cabinas presurizadas, el XC-35, que había volado en mayo de 1937. Ésa era la situación cuando, el 9 de junio de 1939, apareció por Lockheed el multimillonario Howard Hughes, que acababa de adquirir soterradamente gran parte de las aciones de TWA, acompañado de Jack Frye , el director de la compañía aérea mencionada.

Trans World Airlines (TWA) estaba pasando por una serie de apuros financieros y de mantenimiento de rutas. Para relanzar la compañía, Hughes quería un nuevo transporte superlujoso que fuese capaz de volar sin escalas de costa a costa del continente norteamericano. Las especificaciones del modelo eran muy exigentes (peso en vacío de 24.100 kg, cuatro motores de 2.200 cv, velocidad de crucero de 480 km/h y capacidad de volar de Nueva York a Londres sin escalas); tanto, para la época, que Hughes había descartado a las compañías rivales de Lockheed. Una vez que los dos mejores ingenieros de Lockheed, Hall L. Hibbard y Clarence L. "Kelly" Johnson, se hubieron hecho cargo del tema, comenzaron en el cubil secreto de Hughes en Romaine Street , Hollywood, una serie de cambios de impresiones que pronto desembocaron en una reunión formal en la que Hughes pidió de forma definitiva el precio del proyecto: 425.000 dolares. Ante la falta de solvencia de TWA, Hughes se comprometió a pagar de su propio bolsillo 40 ejemplares del nuevo modelo. Existen rumores que aseguran que Hughes fue bastante influyente en el diseño del Constellation, pero resultan inconsistentes. Él solamente hizo varias sugerencias del desempeño y características requeridas, así como el aspecto de la cabina, el resto del trabajo se lo dejó a Lockheed.

1944. Hidroavión alemán Blohm und Voss BV 238

El 10 de marzo de 1944, realizó su primer vuelo el hidroavión alemán Blohm und Voss BV 238 VI, que sería el mayor avión de este tipo que se fabricara durante la Segunda Guerra Mundial.









Primer birreactor bombardero: Arado Ar B Blitz

El Arado Ar 234 "Blitz" (en español: rayo) fue el primer bombardero a reacción operativo del mundo utilizado por la Luftwaffe.
El 20 de julio de 1944, comienza sus vuelos de reconocimiento un birreactor bombardero aleman que gracias a su elevada velocidad no podía ser interceptado por los aviones aliados. Se trataba del Arado Ar B Blitz, que voló por primera vez el 15 de junio de 1943. estaba equipado por dos motores Junkers Jumo 004A.

Del mismo modo que el Messerschmitt Me 262 fue el primer caza con motor a turborreacción, el Arado Ar 234 Blitz (Rayo) fue el primer bombardero a reacción, aunque en un principio fue diseñado para cumplimentar una especificación del Ministerio del Aire alemán RLM . Emitida a principios de 1940, se requería un avión de reconocimiento a reacción capaz de llevar una carga ofensiva de 1 t a 650 km/h y 2.150 km de alcance. Los trabajos del Ar 234 se iniciaron a finales de 1940, y a comienzos del año siguiente el departamento de diseño de Arado, dirigido por Walter Blume y Hans Rabaski , concluyó el proyecto de estudio, al que denomino E 370.

Visitanos

martes, 8 de septiembre de 2009

Los primeros aviones de reacción diseñados en la Segunda Guerra Mundial







1942. el Avión de reacción más utilizado durante la Segunda Guerra Mundial: Messerschmitt Me 262.

El Messerschmitt Me 262 era un avión caza-interceptor. El Me 262A-1a era denominado Schwalbe (en alemán: "Golondrina") fue el primer caza turborreactor en formar unidades operativas y entrar en combate como caza-interceptor. El avión de ataque Me 262A-2a denominado Sturmvogel (en alemán, Petrel), y el avión de caza nocturno Me 262B-1a/U1 fue el primero de su tipo en entrar en servicio con motores a reacción.

El avión de reacción más usado surante la Segunda Guerra Mundial
El avión Messerschmitt Me 262, fue uno de los primeros aviones de reacción y el más intensamente utilizado durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. De características sobresalientes para la época, constituyó un hito en la historia de la aviación y una desagradable sorpresa para las Fuerzas Aéreas Aliadas

El primer vuelo del Messerschmitt Me
Realizó su primer vuelo el 18 de julio de 1942. poseía dos motores de reacción; turborreactores de flujo axial: Junkers Jumo 109-0004B-1, de 900 kg de empuje, y podía alcanzar velocidades de 870 km por hora de velocidad máxima. Sus dimensiones eran de 12.50 m de envergadura, 10.61 m de longitud y 21.68m2 de superficie alar.


Producción en serie del Messerschmitt Me
Producido en serie durante la Segunda Guerra Mundial, entró en combate a partir de julio de 1944 en el rol de caza-interceptor, bombardero de ataque, avión de reconocimiento y caza nocturno. Se estima que de los 1.443 construidos, solamente unos 300 entraron en combate y derribaron cerca de 509 aviones aliados, con una pérdida alrededor de 100 reactores (la mayoría de ellos estacionados en tierra por falta de combustible). Aunque no tuvo un impacto profundo en el desarrollo del conflicto, en el papel de caza era 193,2 km/h más rápido que el famoso interceptor North American P-51 Mustang y en las misiones de avión de ataque al suelo se destacó por su eficacia, demostrando ser un arma soberbia durante las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial. Influyó en el desarrollo del avión a reacción en el ámbito militar y civil en tiempo de posguerra. Cuando acelera para capturar una presa o un insecto en vuelo, la golondrina es uno de los pájaros más veloces que se conoce, de ahí el sobrenombre del Me 262

El primer avión con motor a reacción
A pesar de la creencia generalizada, el Me 262 no fue el primer avión a reacción que voló. El privilegio del primer vuelo con motor a reacción corresponde al Coandă-1910 y años más tarde al Heinkel He 178, cuyo vuelo inaugural fue el 27 de agosto de 1939, cinco días antes de estallar la Segunda Guerra Mundial.

El primer interceptor a reacción, el Messerschmitt Me
El primer turborreactor de interceptación con este tipo de motores fue el Heinkel He 280 que voló por primera vez en 1942 y con el que el Me 262 comparte algunas características. Sin embargo, fue la decisión de alto mando alemán la elección del proyecto de Messerschmitt en 1943, de tal modo que el desarrollo de He 280 llegó a su fin.

Diseño y desarrollo  del  Messerschmitt Me
El desarrollo del Me 262 comenzó en otoño de 1938 con la designación "Projekt P.1065". De la mesa de diseño del equipo, bajo la dirección Dr. Waldermar Voight y la supervisión de Wilhelm Messerschmitt, salieron los planos basados en el concepto de un caza-interceptor con dos motores gemelos a reacción. El diseño inicial contemplaba la ubicación del motor en medio del ala, el tren principal al centro en bahías trenzadas debajo de la góndola (cabina del piloto) y una forma de ala perpendicular al fuselaje. Después de dos revisiones, se modificó la disposición del tren de aterrizaje principal en bahías enfrentadas bajo la góndola y una inclinación del ala en forma de flecha. Así se envió una propuesta concreta al ReichsLuftfahrtMinisterium (RLM) en mayo de 1940. En julio, el RLM ordenó la construcción de tres prototipos para ser impulsados por turborreactores BMW P-3302 de 600 kgf de empuje unitario.


Primer avión de cohete de características operacionales fabricado en serie: Messerschmitt Me 163 Komet.

A finales de verano de 1942, realizó sus primeros vuelos un extraño aparato propulsado con motor cohete, que en octubre del mismo año alcanzó a volar a una velocidad de 1,005 km/h, se trataba dlel Messerschmitt Me 163 Komet.. este avión había sido concebido para atacar a los bombarderos que sobrevolaban el territorio Alemán y debía despegar desde una estructura especial, ya que no tenía tren de aterrizaje. Solamente usaba su motor cohete para ascender, y luego debía realizar sus ataque volando como unplaneador.poseía un motor cohete Walter 19-509ª-2 de propergol líquido, con una potencia de 1,700/kg de empuje. Su velocidad era de 960/kh y sus dimensiones de 9.33 m de envergadura, 5.69 m de longitud. 2.76 m de altura, y 19.62 m2 de superficie alar. Este avión formaba parte de una lista de poderosas aeronaves y armas de destrucción

Visitanos
El primer avión cohete de  la historia
Hay quien considera al Me 163 Komet (cometa) de aspecto futurista como el primer avión cohete de la historia aeronáutica que entró en combate. El Komet era en realidad un planeador que usaba su revolucionario medio de propulsión sólo durante unos instantes durante el despegue y el ascenso a gran altura.

Desarrollado por grandes ingenieros, el motor cohete de carburante líquido
Fue el resultado del trabajo de dos grandes ingenieros: Gerhard Maas, que en 1926 empezó a trabajar en ciertos problemas de control y estabilidad que presentaban los planeadores, y Helmuth Walter, creador del primer motor cohete de carburante líquido previsto para equipar a aviones tripulados, el Walter I-203 , estabilizado a un empuje de 400 kg. Éste funcionaba gracias a la mezcla de dos fluidos de muy violenta reacción: el T-stoff (peróxido de hidrógeno concentrado y estabilizadores) y el Z-stoff ( solución de permaganato de calcio en agua), altamente corrosivos y volátiles. Esta mezcla era realmente peligrosa y costó la vida a bastantes buenos pilotos: del piloto Joschi Pols sólo se encontraron las gafas y el traje antiácido después de tener un accidente en su Me-163.

 

Costrucción de fusela de metal
La utilizacion de semejantes propelentes llevó a la decisión de construir el fuselaje en metal, y como el DFS (instituto de investigación de planeadores) donde trabajaban Maas y el doctor Alexander Lippisch no contaba con los medios para ello, la elaboración del fuselaje fue subcontratada a Heinkel.

Fuselaje metálico heredado
En realidad, Heinkel no construyó el fuselaje metálico, sino que se dedico al avion cohete Heinkel He 176 , cuyas decepcionantes evaluaciones, en junio de 1939, sembraron el desinteres por el tema en los circulos oficiales. Pero Lippisch estaba ya desengañado antes de las pruebas del He 176, de modo que a principios de 1939 abandono el DFS y se fue a ver a W. Messerschmitt. En Augsburgo, Willy Messerschmitt se mostro en principio muy indiferente, pero Lippisch consiguio que se le autorizase a trasladarse a Augsburgo con su reducido equipo de diseño. Trabajando en el más estricto de los secretos, Lippisch decidió a finales de 1939 que uno de sus anteriores aviones de investigación, el tipo de madera DFS 194, podía volar con un motor cohete en vez de con el de pistón previsto. A principios de 1940, el aparato fue trasladado a Karlshagen, donde se hallaban las instalaciones de evaluación de Peenemünde y donde fue montado el cohete I-203. El 3 de junio de 1940, el piloto de pruebas era el famoso volovelista Heini Dittmar llevó a cabo un satisfactorio primer vuelo, comprobando que el aparato poseía unas excelentes cualidades de pilotaje. Posteriormente, ese avión, diseñado para una velocidad de 300 km/h en vuelo horizontal, alcanzó los casi 550 km/h en vuelo horizontal y demostró unos regímenes de trepada calificables de fantásticos.

Los cohetes funcionando bien
Como por arte de encantamiento, todo comenzaba a marchar bien. La compañía Walter había por entonces desarrollado su cohete II-203b estabilizado a 750 kg de empuje con vistas a la asistemcia del despegue de aviones pesados y estaba ya trabajando en una unidad aún más potente. Lippisch recibió instruciones para diseñar un interceptador de veloz trepada que utilizase el nuevo motor y en cuya concepción no se preocupase por la prevista poca autonomía de vuelo, pues se trataría de un avión de defensa puntual que sólo despegaría cuando los bombarderos se hallasen prácticamente en su vertical. Se le asignó la designación Me 163B, ya que la Me 163A se reservaba para una serie de seis prototipos que debían llevar el motor II-203b modificado en calidad de planta motriz primaria.
El primer Me 163B, con el código de factoría KE+SW, fue completado (a excepción del motor) en Lechfeld en marzo de 1941 e incorporado al programa de vuelos de evaluación como planeador, remolcado por un Messerschmitt Bf 110. Dittmar volvió a embelesarse con el pilotaje del aparato, pero éste era tan buen velero que se resistía incluso a aterrizar, tomando casi siempre tierra fuera de los lindes de la pista. En una ocasión , Dittmar tuvo que planear entre dos hangares e incluso deslizarse por entre todas las edificaciones antes del que el aparato perdiese la sustentación sobrante.


Primeros vuelos a lata velocidad
El primer vuelo propulsado tuvo lugar en Karlshagen el 13 de agosto de 1941, y aunque no se pretendía con él alcanzar elevadas velocidades, Dittmar supo que los instrumentos de medición en tierra habián registrado una velocidad horizontal de 800 km/h; al poco tiempo se excederían los 885 km/h. El 2 de octubre de 1941, Dittmar fue remolcado por un Bf 110 hasta los 4.000 m, cota a la que se desenganchó y encendió el motor. Pero, tras acelerar, perdió repentinamente el control y la proa del aaparato cabeceó violentamente. Era, probablemente, la primera vez que un ser humano se aproximaba a la velocidad del sonido, pues el fenomeno que sufrió Dittmar (la compresibilidad) se experimenta a Mach 0,84. Esa velocidad (1.004 km/h) superaba en 250 km/h el récord oficial mundial.

Modificaciones  de las alas
Posteriores investigaciones aconsejaron la adopción de un ala modificada con largas ranuras fijas de borde de ataque que pusieron al avión prácticamente a salvo de las barrenas indeseadas, pero no solucionaron sus problemas de pérdida. Desde luego, era incluso difícil simplificar más al Me 163A, pero una de sus características nocivas no pudo ser solventada y provocó un sinfín de problemas y catastróficos accidentes. En teoría, el planeador de Lippisch debía despegar sin dificultad gracias a un tren de ruedas lanzable y aterrizar mediante un patín ventral extensible. Pero, en realidad, todo ello era bastante diferente. La comprobada ineficacia del timón de dirección a baja velocidad provocaba que si el avión cogía viento poco favorable pudiese incluso capotar. Cualquier irregularidad en la pista suponía un despegue prematuro o un aterrizaje nada sueve, que unido a la práctica inexistencia de amortiguación en el patín ventral, llegaba a lesionar la columna vertebral del piloto o, si uno de los impactos afectaba al sistema de propelente, podía ocasionar una devastadora y fatal explosión.

Propelentes violentos
Tan imprevisibles resultaban los propelentes del motor R II-211 que el Z.stoff fue sustituido por el C-stoff (una solución de hidrato de hidrazina en alcohol metilico). Aún así, la evaluación del motor produjo en un par de ocasiones explosiones que destruyeron por completo las instalaciones. No obstante, los trabajos continuaron en los seis prototipos Me 163A, los diez aparatos de preserie Me 163A-0 y las 70 versiones también de preserie del interceptador Me 163 B, al que se dio el nombre de Komet.

El Boeing 307, primer avión de pasajeros con cabina presurizada.









Primer avión de pasajeros con cabina presurizada.

El 31 de diciembre de 1938, se realizó el primer vuelo comercial de pasajeros en un avión con cabina presurizada. Se trataba del Boeing Modelo 307, llamado “Stratoliner” que poseía parte de la tecnología empleada en el avión bombardero B-17. estos aviones fueron utilizados inicialmente por American y TWA en la ruta Atlántico Norte y Sur, luego se extendieron a otras alturas y líneas aéreas.

Visitanos te sorprenderás

La Boeing  y sus primeros aviones de pasajeros
El Modelo 299 de la Boeing, prototipo del bombardero militar que realmente llegó a ser el B-17 Fortaleza Volante, se desarrollo en paralelo junto a una versión civil de este mismo avión, conocida bajo la designación de la compañía Boeing Modelo 300

El primer Avión presurizado. Boein 370
La idea básica consistía en que ambos aviones dispusieran de alas, cola y planta motriz comunes pero, desde el principio, se había diseñado para la versión civil un fuselaje más espacioso. Sin embargo, a medida que fue progresando el proyecto, se decidió utilizar un fuselaje de sección circular con una moderada presurización de 0,18 Kg/cm² a una altura de 4.480 m, lo que permitía que el Boeing Modelo 307, como fue identificado el proyecto final, operase con pasaje a una altura de 6.100 m, por encima de la mayor parte de las turbulencias. Cuando en su momento, el Modelo 307 entró en servicio con las compañías aéreas, su capacidad operacional a gran altura motivó la elección para el mismo del nombre Stratoliner. Se construyeron 10 unidades del Modelo 307, la primera de las cuales realizó su vuelo inaugural el 31 de diciembre de 1938. Por desgracia, este avión se perdió antes de su entrega a Pan American . De las nueve restantes unidades, tres fueron a Pan Am (S-307), cinco a Transcontinental & Western Air TWA (SA-307B).y un avión modificado a Howard Hughes (SB-307B).


Cómodo avión de pasajeros
Su fuselaje circular proveía de suficiente espacio para 5 tripulantes y 33 pasajeros. Los casi 12ft de ancho de su fuselaje tenían suficiente espacio para cómodas literas en vuelos nocturnos. El Stratoliner fue el primer avión en tener un ingeniero de vuelo como miembro de la tripulación, siendo este responsable de atender los niveles de potencia, la presurización, la presión de combustible, la ruta, entre otros subsistemas, dejando al piloto libre para concentrarse en otros aspectos importantes en el manejo del avión.


Aviones requisados para la Segunda Guerra Mundial
Los ejemplares construidos para TWA fueron requisados, en 1942, para su servicio con la USAAF, y recibieron la designación C-75. Con capacidad para acomodar a 33 pasajeros y cinco tripulantes, fueron operados por TWA  bajo contrato del Mando de Transporte Aéreo de la USAAF como transportes VIP para el personal militar y civil de más alta categoría. Después de dos años y medio de servicio, durante los cuales los cinco aviones acumularon un total aproximado de 3.000 vuelos trasatlánticos, con 45.000 horas de vuelo y un recorrido global de unos 12 millones de km, fueron devueltos a Boeing para su restauración y reconversión al estándar de las líneas aéreas. Practicamente este trabajo vino a representar una auténtica reconstrucción que comprendió, entre otros cambios menores, la incorporación de nuevas alas y cola, así como la instalación de una nueva planta motriz dotada de mayor potencia.

Avión de pasajeros con comida exquisita
El Stratoliner tenía un fuselaje circular y cónico hacia sus extremos, dentro de este estaban las filas de asientos acomodados de 2 en 2 a cada lado dejando en medio un pasillo para el movimiento de pasajeros y tripulación. Se menciona que dentro de sus viajes se servía una comida exquisita acompañada de vino, que unido a la presurización de su cabina, a la absorción del ruido de los motores, a la suavidad y rapidez del vuelo, y a los modestos interiores del avión, le daban a los pasajeros una buena experiencia del Stratoliner.

Un aviín de psajeros agradable
Tenía el morro ahusado hacia el centro, parecido a la forma de un extremo de balón de fútbol americano con una unión angular más abierta visto de perfil. Sus alas y estabilizadores horizontales tenían una forma similar a las de los Douglas DC-3 y su estabilizador vertical era igual al de un Boeing B-377, manteniendo los clásicos trenes de aterrizaje de triciclo invertido de la época. En si todo el avión tenía una forma bastante original y agradable a la vista, le daba una apariencia de avión de juguete: chiquito, gordito y bonito, siendo por ello agradable para los pasajeros.


Récord mundial de velocidad para aviones de helice Heinkel He 100.

El 22 de enero de 1938, hizo su primer vuelo el Heinkel He 100, cuyo prototipo V8 establece el 30 de mayo de 1939, el récord mundial de velocidad para aviones de hélice volando 746.61 km por hora.

Heinkel Flugzeugwerke AG fue una compañía de diseño y fabricación de aviones alemana. Fue fundada por Ernst Heinkel en 1922 en Warnemünde, en cuyo honor se nombró la empresa, cuando se empezaron a relajar las limitaciones impuestas por el Tratado de Versalles. Destacó por la producción de bombarderos para la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial y por su importante contribución al vuelo a reacción.


Primer avión de reacción de la historia: Heinkel He-178

El día 27 de agosto de 1939 se llevó a cabo el primer vuelo efectuado por un avión propulsado por un motor turboreactor . se trataba del Heinkel He-178.


El Heinkel He 178 fue otro diseño estrictamente experimental de la compañia. Fue el primer aparato del mundo que propulsado por un turborreactor,remontó el vuelo en 1939, casi dos años antes que el Gloster E.28/39 británico, dando origen a una nueva etapa en el desarrollo de la aviación. No es estrictamente el primer avión en usar un motor a reacción (el primero fue el Coandă-1910), pero podemos considerarlo el primero en darle un uso práctico, ya que el Coandă (que usaba un motor a pistón) se estrelló en su primer y único vuelo.
Fue piloteado por el capitán Erich Warsitz, llevaba un motor Hes 3B de 380 kg de empuje.

Primeros vuelos con turbo motores
Heinkel, empresa alemana de ingeniería aeronáutica constituida con capital privado y dirigida por el ingeniero Ernst Heinkel, se caracterizaba por financiar conceptos radicales que llevaran a mejores desarrollos para la aviación. Al mismo tiempo que se desarrollaban los trabajos del avión cohete He 176, se acometió el diseño del avión a turborreacción Heinkel He 178 debidos en gran parte a los trabajos realizados por el joven ingeniero alemán Hans von Ohain, quien en 1936 presentó a la firma un bosquejo para el desarrollo de un motor a reacción centrífugo que se convertiría en el motor HeS 3b, y que construido por la propia compañía tenía un empuje efectivo de 340 kg.

El motor a reacción en un avión de madera
De la mesa de diseño de los gemelos Sigfried y Walter Günter nació el diseño para emplazar el motor de Hans von Ohain . El resultado fue un pequeño avión de alas rectas de madera, montadas en la parte superior de un fuselaje metálico, con el motor a reacción colocado dentro del mismo, una toma de aire frontal y un tren de aterrizaje retráctil (fijado con pernos en el vuelo
inicial) y con rueda de cola.

El primer vuelo a reacción
Cinco días antes de estallar la Segunda Guerra Mundial, el 27 de agosto de 1939 y pilotado por el capitán Erich Warsitz sobrevoló el aeródromo de la factoría en Rostock-Marienehe; el He 178 tomó los cielos por asalto para desplazar con su tecnología a los aviones convencionales. Los resultados del primer vuelo entregaron una velocidad máxima de 648 km/h, muy superior a la de los aviones a pistón del momento, y una velocidad crucero de 584 km/h.

El avión a reacción no despertó interés 
Sin embargo, debido a que los militares alemanes estaban convencidos de que el conflicto recién iniciado podía ganarse con las armas convencionales disponibles y el conservadurismo acerca del diseño en general del avión demostrado por ellos, no se mostró ningún interés oficial en el desarrollo del nuevo concepto; el proyecto fue costeado principalmente con fondos particulares y hasta el 28 de octubre de 1939 no fue examinado en vuelo por los representantes del Reichsluftfahrtsministerium, los generales Ernst Udet , Erhard Milch y Lucht.El aparato no despertó gran interés. Sin embargo, Heinkel era obstinado y se decidió a emprender, con su propio capital, la construcción de un caza a reacción: el Heinkel He 280.


Anuncio3

Entradas populares

Seguidores