Anuncio2

La Guerra anfibia






Desembarco de Alhucemas
El 8 de septiembre de 1925, el general y dictador español Miguel Primo de Rivera dirigió personalmente el desembarco que tuvo lugar al oeste de la bahía de Alhucemas (en la costa mediterránea marroquí). Un año después, el líder rifeño Abd-el-Krim resultaba derrotado definitivamente. En 1927, José Moreno Carbonero pintó este óleo, titulado Desembarco de Alhucemas.

Desembarco de Normandía


Guerra anfibia, método de combate en que el ataque se lanza desde el mar mediante fuerzas navales y de desembarco, trasladadas en barcos hasta una costa dominada por el enemigo. En servicios armados tales como el de Estados Unidos, que cuenta con grandes unidades navales, la responsabilidad de este tipo de operaciones recae sobre todo en los cuerpos de la armada. Para los asaltos anfibios se utilizan navíos especiales y vehículos capaces de desembarcar un gran número de tropas y equipo; la cobertura aérea con helicópteros es una importante y reciente incorporación a las fuerzas de choque terrestres, aéreas y marítimas. La guerra anfibia moderna se apoya en la movilidad y la flexibilidad; su mayor desventaja radica en que las fuerzas de ataque han de hacerse fuertes en el punto de desembarco partiendo de cero.
El primer ataque anfibio se realizó quizá durante las guerras mantenidas entre Atenas y Persia. En la batalla de Maratón (490 a.C.), los persas establecieron cabezas de playa en su intento de invadir Grecia. Bajo el gobierno de Julio César, los romanos utilizaron barcos mercantes para trasladar tropas de infantería y caballería en una expedición sobre las islas Británicas en el año 55 a.C.
La invención de los cañones navales hizo posible someter a las fuerzas de una costa adversaria de un modo más eficiente. Al mismo tiempo, la ubicación de cañones pesados en la costa hizo mayor el peligro de introducir navíos en el radio de alcance de costas y puertos protegidos. Mientras predominaron los barcos de madera y los cañones de corto alcance, los buques de guerra regulares recurrían a la ayuda de barcos mercantes que trasladaban tropas, caballos y suministros hasta formar una fuerza anfibia. La escasa potencia marítima de Francia dio lugar al fracaso de Napoleón Bonaparte en su intento de controlar el canal de la Mancha e invadir Inglaterra. Alemania padeció una desventaja similar durante la II Guerra Mundial.
La primera operación combinada moderna utilizando cañones de ánima rayada de largo alcance y barcos de acero tuvo lugar de 1915 a 1916 en la campaña de Gallípoli, durante la I Guerra Mundial, cuando fuerzas militares y navales de Gran Bretaña, Francia, Australia y Nueva Zelanda intentaron abrir el estrecho de los Dardanelos. Tropas turcas con apoyo de su aliado alemán resistieron, sin embargo, el ataque, desorganizado hasta el desastre, e hicieron fracasar la campaña. Gracias a esas y a otras operaciones desarrolladas antes de la II Guerra Mundial, las fuerzas armadas de muchos países reconocieron la necesidad de coordinar los planes, ensayar desembarcos (para asegurar la coordinación del tiempo) y desarrollar una teoría anfibia especializada. Un ejemplo de su aplicación con éxito lo constituye el desembarco en 1950 de fuerzas de las Naciones Unidas en Inch’ǒn durante la guerra de Corea. Después de la II Guerra Mundial los helicópteros fueron cada vez más utilizados en el desembarco de tropas así como en las operaciones para renovar los suministros. Durante la guerra de Vietnam se utilizaron helicópteros para hacer coincidir sobre un objetivo a tropas de asalto procedentes de una base naval a muchos kilómetros de distancia.
Hoy en día la necesidad de un rápido movimiento de tropas frente al uso de armamento de alta tecnología, ha llevado al desarrollo de buques de alta velocidad y características superiores a los que se utilizaron durante la II Guerra Mundial, así como a vehículos de desembarco más versátiles. Ahora operan barcos de asalto anfibios capaces de desplazar consigo helicópteros y descargar vehículos desde una plataforma perfectamente protegida.


lunes, 7 de febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíe su comentario.

Anuncio3

Entradas populares

Seguidores