Anuncio2

Los motores eléctricos







Adoptar la electricidad en los automóviles con el fin de utilizar un sistema de propulsión que apenas contamine la ciudad, es posible en la actualidad, según el autor. En el siguiente fragmento de este artículo, Sperling enumera algunas de las ventajas y beneficios que ofrecen este tipo de vehículos.
Fragmento de La cuestión de los coches eléctricos.
De Daniel Sperling.
Los vehículos cuyas ruedas son accionadas por motores eléctricos y no por la transmisión mecánica de un motor de gasolina podrán reducir notablemente la contaminación urbana y el efecto de invernadero en los próximos diez años. Y sentar las bases para un futuro sistema de transporte que apenas contamine. Es cierto que los automóviles de propulsión eléctrica son tan antiguos como los de motor de combustión. Pero es ahora cuando una serie de desarrollos técnicos —nacidos al amparo de la revolución informática y de la reaganiana iniciativa de defensa estratégica (la llamada “guerra de las galaxias”) en los años ochenta— prometen conseguir que este medio de propulsión sea suficientemente eficaz y económico como para competir con la gasolina. Superar las bien consolidadas ventajas de los coches de gasolina exigirá, no obstante, un esfuerzo concertado de la industria y de los gobiernos para asegurar que el consumidor perciba los beneficios ambientales que ofrecen los coches eléctricos y se sienta estimulado para su compra.
La mejora de rendimientos.
En los vehículos de propulsión eléctrica se incluyen no sólo los que se alimentan de baterías cargadas por la red eléctrica, sino también los que generan su propia electricidad o la almacenan en dispositivos distintos de las baterías. Su denominador común es un eficaz motor eléctrico que acciona las ruedas y extrae energía del movimiento del coche cuando la velocidad de éste disminuye. Por contra, los vehículos de motor de explosión utilizan un motor que funciona constantemente, cuya potencia se aprovecha a través de embragues y engranajes para mover las ruedas y excitar un generador que suministra energía eléctrica a los diversos accesorios del coche.
Por varias razones los vehículos eléctricos tienen mejor rendimiento —y por tanto contaminan menos— que los de combustibles. Primero, porque el motor eléctrico gobierna directamente las ruedas y no consume energía cuando el coche está parado o se desplaza por inercia, con lo que su rendimiento eficaz aumenta en un quinto aproximadamente. Los sistemas de frenado regenerativo, que tornan en generador el motor cuando el coche aminora la marcha pueden entregar hasta la mitad de la energía cinética del vehículo a células acumuladoras, lo cual es muy ventajoso en las arrancadas y paradas del tráfico urbano.
Además, el motor eléctrico convierte en fuerza motriz más del 90% de la energía de sus células acumuladoras, mientras que las transmisiones de los motores de explosión aprovechan menos del 25% de la energía aportada por la gasolina. Aunque dichas células suelen cargarse por generadores eléctricos cuyo rendimiento medio sólo llega al 33%, la propulsión eléctrica todavía aventaja en un 5% neto a la mecánica. Ciertas innovaciones como la generación con reciclaje (que extrae energía suplementaria del calor de los gases de escape de una planta de energía corriente) pronto permitirán elevar hasta un 50% el rendimiento de las centrales eléctricas que recargan las células acumuladoras. Este gran incremento aumentará proporcionalmente la parte de energía que, en última instancia, se entrega a las ruedas del vehículo eléctrico. Aún más eficaces son las células de combustible, que “queman” hidrógeno para generar electricidad directamente a bordo del automóvil.
La propulsión eléctrica aporta otras ventajas en cuanto a calidad del aire, puesto que desplaza los focos desde los que se dispersan los contaminantes. Los coches tradicionales despiden por el tubo de escape monóxido de carbono y otros agentes nocivos a lo largo de todo su recorrido. En cambio, la contaminación derivada de la generación de energía eléctrica suele concentrarse en unas pocas plantas alejadas de los núcleos urbanos.
Un coche eléctrico alimentado por baterías apenas sí desprende monóxido de carbono ni hidrocarburos volátiles sin quemar, y sus emisiones de óxidos de nitrógeno se ven drásticamente reducidas. En regiones atendidas por centrales térmicas de carbón, podrían provocar un aumento marginal de las emisiones de óxidos de azufre y de partículas sólidas. No obstante, la contaminación creada por la fabricación moderna de baterías y motores eléctricos es despreciable.
Los vehículos híbridos —en los que se combinan pequeños motores de combustión con motores y dispositivos de almacenamiento eléctricos— recortan las emisiones casi tanto como los puramente eléctricos alimentados por baterías. Estos vehículos híbridos pueden llegar a ser preferibles en regiones donde la energía eléctrica se genera en plantas de carbón. Por supuesto, el impacto de los coches eléctricos sobre la limpieza del aire será máximo cuando la energía eléctrica se obtenga de fuentes no contaminantes: solares, eólicas, hidroeléctricas o nucleares. Entre los primeros beneficiarios figurarían lugares en donde, como California, casi toda la electricidad proceda de plantas de gas natural muy controladas y de centrales hidroeléctricas y nucleares que no emiten contaminantes. Pero también otros que, como Francia, tengan en las centrales nucleares su principal fuente de energía eléctrica.
Estos beneficios ambientales podrían revestir gran importancia.
Fuente: Sperling, Daniel. La cuestión de los coches eléctricos. Investigación y Ciencia. Barcelona: Prensa Científica, septiembre, 1998.


miércoles, 16 de febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíe su comentario.

Anuncio3

Entradas populares

Seguidores